El tejido vivo genera energía. El organismo tiene un campo electromagnético generado por nuestros propios procesos biológicos. Este campo no sólo transmite sino que recibe y es, a través de él, que estamos en constante comunicación con nuestro entorno.

En este campo están impregnadas nuestras

Palpitaciones, sensación de desmayo, mareo, sofocos, entumecimiento, temblor, náuseas, miedo intenso, sensación de irrealidad, confusión, nerviosismo… Estos son los síntomas clásicos de un ataque de pánico. Sin embargo, también son los mismos síntomas que pueden experimentar las personas que sufren

Cuando te encuentres mal físicamente, cuando tengas una migraña o un brote de candidiasis o un sarpullido en la piel o el problema que sea, observa qué emociones aparecen. Pregúntate si esas emociones te las permites sentir en tu día a día y piensa que, con la enfermedad, puedes sacarlas a la luz y

Einstein dijo una vez que habían, básicamente, dos tipos de personas: las que confían en la vida y las que no. Y así lo he podido comprobar durante años en consulta.

Las personas que confían en la vida, se sienten respaldadas por ésta y no dudan de que todo lo que les pasa (bueno y no tan bueno) es

¿Por qué el dulce suele gustar tanto?.

No te sientas mal si tu cuerpo te pide dulce, no es que tengas un problema, es que eres human@ y con gran instinto de supervivencia.

Hoy en día sabes que todo lo que hay en los supermercados es comestible… será más sano o menos pero puedes confiar en que si está

Mujer!!!! no te pelees con esa grasa que ha aparecido en tu menopausia, o unos años antes. Esa grasa es necesaria para producir los estrógenos que tus ovarios ya no pueden generar al ritmo de antes.

Esa bendita grasa te va a ayudar a no tener tantos sofocos, a pasar por esta época sin tantos