Las noticias dicen que ha vuelto a subir el precio del aceite de oliva… un litro puede llegar a costar hasta 10 euros, por lo que muchas familias se están pasando a los aceites vegetales (girasol o maíz…) para abaratar el precio de la compra.

Es preferible que utilices sebo o manteca animal de pasto (ecológico) en vez de aceites vegetales. Estos últimos son tremendamente inflamatorios. Consumirlos, a la larga, incrementará las enfermedades de nuestra sociedad.

La manteca animal es muy barata y resiste altas temperaturas sin dañar su calidad ni nuestra salud. Aparte de dar sabor, favorece el equilibrio de las grasas en sangre, como los triglicéridos y el colesterol. En cambio los aceites de girasol o maíz cuando se exponen al calor, luz u oxígeno cambian su estructura molecular convirtiéndose en un radical libre (o un tóxico) para nuestras células. Activan las prostaglandinas 2, causantes de la inflamación en nuestro cuerpo.

Eso sí, si quieres utilizar la manteca, y a la vez mejorar tu salud, es fundamental que retires los carbohidratos de tu alimentación como los dulces, refrescos, pastas, harinas, panes y cereales en general. La mezcla de carbohidratos y grasas es nefasta, uses el tipo de grasa que uses, incluido el aceite de oliva.

Además te vas a ahorrar un montón de dinero si dejas de consumir esos carbohidratos y podrás invertir en carne, huevos y vegetales ecológicos, y en buen pescado y marisco… o simplemente podrás comprar aceite de oliva.