Una vez más vuelvo a hablar de la importancia de la coherencia para nuestra salud.

Cuando una mujer sufre un aborto , ya sea natural o, por el contrario, voluntario, el organismo no deja de sentirse embarazo de inmediato. Se necesitan unos 3 meses para que toda la vorágine hormonal se vaya calmando y volviendo a la normalidad.

Durante este tiempo se genera una “incoherencia” en el cuerpo: por un lado las hormonas siguen elevadas, como en el embarazo, y por otro, el útero ya no contiene el embrión o, en casos más avanzados, feto.

Esta contradicción puede ser desgarradora para la mujer… le puede dificultar hacer el duelo y puede ocasionarle  un sinfín de síntomas y malestares físicos como candidiasis, agotamiento, dolor de pechos, hinchazón abdominal, falta de libido… que no siempre son entendidos ni por ella misma ni por su entorno.

Siempre que se sufre un problema de salud uno debe preguntarse si está viviendo alguna incoherencia en el plano físico, mental y/o emocional. A partir de ahí, tratar de poner la máxima coherencia en la situación o tema… al menos, es importante darle espacio en la conciencia.

En el caso de un aborto, no podemos evitar esos meses de malestar, por eso es tan importante entender esos dos planos en los que se encuentra el organismo, tratarse con cariño, darse tiempo y confiar en la capacidad de nuestro cuerpo para poner las cosas de nuevo en su sitio… no olvides, estamos programados para estar sanos y en equilibrio.
Este sitio web utiliza Cookies propias para recopilar información con la finalidad de mejorar nuestros servicios, así como el análisis de sus hábitos de navegación. Si continua navegando, supone la aceptación de la instalación de las mismas. El usuario tiene la posibilidad de configurar su navegador pudiendo, si así lo desea, impedir que sean instaladas en su disco duro, aunque deberá tener en cuenta que dicha acción podrá ocasionar dificultades de navegación de página web.
Cómo configurar Aceptar