Para empezar, ten claro que esta infección, ya sea intestinal, genitourinaria o de piel, tiene solución.

Antes de comenzar el tratamiento antifúngico (lo tienes detallado en mis publicaciones) es muy importante que seas consciente de tus pensamientos respecto a la candidiasis y a tu salud.