Algunas molestias de vejiga en la mujer (dolor, inflamación, necesidad de orinar frecuentemente, escozor...) pueden ser debidas a la sequedad vaginal.

Especialmente a partir de los 40, y sobre todo una vez ya en la menopausia, estos síntomas pueden aparecer con frecuencia.

La vejiga descansa sobre el tracto vaginal y cuando las mucosas y tejidos pierden hidratación, la vejiga puede friccionar sobre la vagina irritándose.

Esta irritación causa inflamación en la vejiga, dando lugar a todos los síntomas anteriores, llegando incluso a producir infecciones urinarias.

En vez de enfocar el tratamiento en las infecciones, es mucho más efectivo tratar la sequedad con una buena hidratacion, una alimentación rica en grasas sanas, suplementos de aceite de espino amarillo, omega 3, ácido hialurónico, ciertas vitaminas y minerales, y aceites para uso tópico vaginal.

Previniendo el roce e inflamación de la vejiga se pueden evitar también las infecciones urinarias.