Ahora en la montaña, los campos han sido cosechados y la tierra permanece durante un tiempo removida para descansar, que le dé el aire y el sol. Es fundamental ese descanso antes de volver a plantar semillas.

Nosotros deberíamos hacer como la tierra… tomarnos descansos entre nuestras distintas experiencias vividas, para que éstas reposen en nuestro interior, se coloquen y cobren sentido.

No confundas el descanso fértil con el vacío infertil.

Haz como la tierra… permítete estar en modo reposo de tanto en tanto.
Este sitio web utiliza Cookies propias para recopilar información con la finalidad de mejorar nuestros servicios, así como el análisis de sus hábitos de navegación. Si continua navegando, supone la aceptación de la instalación de las mismas. El usuario tiene la posibilidad de configurar su navegador pudiendo, si así lo desea, impedir que sean instaladas en su disco duro, aunque deberá tener en cuenta que dicha acción podrá ocasionar dificultades de navegación de página web.
Cómo configurar Aceptar