Hay espacios en ti donde no llega la enfermedad. Búscalos. Observa en qué situaciones te olvidas de tus síntomas y procura permanecer al máximo en esos espacios.

El arte, en todas sus formas, es un buen conductor hacia ese espacio sagrado, libre de malestar, que vive en ti... pero sirve cualquier actividad que realices que te haga sentir bien. 

Curarse, de verdad, no es posible desde la enfermedad. Es importante que conectes con tu salud para cambiar las cosas y para eso necesitas hacer, pensar y sentir cosas que te produzcan bienestar y felicidad.
Este sitio web utiliza Cookies propias para recopilar información con la finalidad de mejorar nuestros servicios, así como el análisis de sus hábitos de navegación. Si continua navegando, supone la aceptación de la instalación de las mismas. El usuario tiene la posibilidad de configurar su navegador pudiendo, si así lo desea, impedir que sean instaladas en su disco duro, aunque deberá tener en cuenta que dicha acción podrá ocasionar dificultades de navegación de página web.
Cómo configurar Aceptar