¿Sabías que los síntomas de una hipoglucemia(o bajón de azúcar) se pueden confundir con los de un ataque de ansiedad?.

Los síntomas de una hipoglucemia están divididos en dos grandes grupos. Los síntomas neuroglucopénicos, causados cuando el cerebro no recibe suficiente cantidad de glucosa, y los síntomas neurogénicos, que se manifiestan cuando las glándulas suprarrenales producen adrenalina y nordrenalina, con el fin de volver a subir los niveles de glucosa de la sangre.

Síntomas neuroglucopénicos:

Debilidad, llanto, angustia, visión borrosa, confusión, fatiga, irritabilidad, pánico, nerviosismo, falta de concentración, incoordinación, depresión.

Síntomas neurogénicos:

Sudor, sofoco, taquicardia, mareos, náuseas, temblores, vértigo, sensación de pánico y miedo, ansiedad, dolores de cabeza, estamos intestinales, ahogo, sensación de hormigueo.

Este tipo de desequilibrio no se observa en un análisis de sangre rutinario. Tu glucosa puede estar perfecta y, sin embargo, el sistema que la controla puede estar “defectuoso”.

Si sufres de ataques de pánico revisa cómo está este sistema. Un nutricionista ortomolecular puede valorarlo y ayudarte a equilibrarlo.