La leche permeabiliza el intestino del ternero para que absorba su proteína y grasa y así, en poco tiempo, pueda crecer.

La misma permeabilización ocurre en nuestro intestino cuando somos bebés, con la diferencia de que las moléculas de proteína y grasa de la leche son demasiado grandes para nosotros y cuando entran en sangre activan nuestro sistema inmunitario. Esto puede causarnos síntomas de intolerancia, alergias e inflamaciones que nos pueden acompañar toda la vida.

Y respecto a la osteoporosis, este problema de salud no se desarrolla por no tomar leche sino por muchos otros factores como una alimentación y hábitos de vida descalcificadores: tomar azúcar, café, cereales, la falta de ejercicio, el estrés...

El resto de animales con huesos no toma leche de vaca y no tiene osteoporosis ¿por qué nosotros íbamos a ser la única especie dependientes de las vacas? ¿No te parece absurdo?.
Este sitio web utiliza Cookies propias para recopilar información con la finalidad de mejorar nuestros servicios, así como el análisis de sus hábitos de navegación. Si continua navegando, supone la aceptación de la instalación de las mismas. El usuario tiene la posibilidad de configurar su navegador pudiendo, si así lo desea, impedir que sean instaladas en su disco duro, aunque deberá tener en cuenta que dicha acción podrá ocasionar dificultades de navegación de página web.
Cómo configurar Aceptar