Meditar es una forma maravillosa de limpiar toda esa información que nos mantiene viviendo con patrones de reacciones automáticas.

El objetivo en la meditación no es buscar pensamientos bonitos, ni forzar el sentir cosas agradables respecto a cosas desagradables, ni irte a otra dimensión… el objetivo es simplemente, y difícilmente, estar... y dejar que la mente se calme para que surja, de forma natural, lo que hay detrás de ella… una inmensidad de bienestar y salud palpitando, deseando ser reconocida.

Hace unos años, un día caminando me encontré este rincón, fue un regalo… Se convirtió en mi lugar favorito del mundo para meditar. Procuro venir cada día. Está apartado, es tranquilo, y tiene una energía preciosa.

Este árbol, mi amigo ya, me cobija mientras medito, y me enseña que en la sencillez está todo lo que necesito.