En el Síndrome Premenstrual suele haber un desequilibrio entre los estrógenos y la progesterona.
.
Nuestros niveles de estrógenos suelen aumentar desproporcionadamente debido a una incorrecta alimentación y/o a los xenoestrógenos (disruptores hormonales) que nos rodean en el medio ambiente. Esto hace que la progesterona, sin la correcta proporción de oestrógenos, quede descompensadamente baja.

Un tratamiento para equilibrar las hormonas debe basarse en una alimentación ecológica, porque los pesticidas actúan como disruptores hormonales, que incluya muchos vegetales (especialmente los que ayudan al hígado a limpiar hormonas como brócoli, col, coles de Bruselas, coliflor, alcachofas, espárragos endibias, escarola, pepino, rábanos…), carne, pescado azul, huevos, marisco, frutos secos y semillas, especialmente de lino... y sobre todo se deben eliminar los lácteos, azúcares y cereales, para reducir inflamación.

Aparte, es recomendable tomar suplementos nutricionales para potenciar el equilibrio hormonal. Los más importantes:

Grupo de las vitaminas B. Ayudan al hígado a degradar los estrógenos.

Betacaroteno para mantener la actividad del corpus luteum que produce progesterona.

Zinc para la producción de progesterona.

Quercetina como nutriente antiestrogénico.

Magnesio para producir progesterona.

Omega 3 como potente regulador hormonal.

Asesórate sobre qué nutrientes necesitas en particular y cómo tomarlos. Pueden hacer un gran cambio en tu salud.