Así, comer un buen puñado de frutas del bosque, seguido de una ensalada de lechuga de hojas de roble, rabanitos, tomate, col morada, cebolla roja y pimientos rojos, acompañada de una caballa al horno, es una comida fantástica para ayudar a la salud de nuestros capilares y las membranas celulares. Con el tiempo este tipo de alimentación puede ayudarte a prevenir problemas de hinchazón y retención de líquidos.

Foto Erda Estremera