Nos conformamos con lo que nos traiga el día a día. Convivimos con la creencia de que no es posible hacer realidad nuestros deseos... que soñar es una pérdida de tiempo, un autoengaño con resultados nefastos: la bofetada de la realidad.

Y, en cambio, nos encanta adentrarnos y vivir la fantasía de otros. Vamos al cine, al teatro, leemos novelas, escuchamos música, vemos exposiciones... todo ello creado desde la imaginación, el deseo de alguien ajeno a nosotros. Y eso lo vivimos con placer, y, sin embargo, no somos capaces de regalarle a nuestra alma nuestros propios sueños.

Hace poco leí una frase muy bonita que decía (no especificaba su autor):
"Nunca permitas que se diga que los sueños son una pérdida de tiempo... Los sueños son nuestra realidad, en espera".








Este sitio web utiliza Cookies propias para recopilar información con la finalidad de mejorar nuestros servicios, así como el análisis de sus hábitos de navegación. Si continua navegando, supone la aceptación de la instalación de las mismas. El usuario tiene la posibilidad de configurar su navegador pudiendo, si así lo desea, impedir que sean instaladas en su disco duro, aunque deberá tener en cuenta que dicha acción podrá ocasionar dificultades de navegación de página web.
Cómo configurar Aceptar