Cuando se hace terapia es obvio que es para mejorar.

Seguir haciendo lo que ya estás haciendo sabemos a dónde te lleva... al lugar NO deseado… por eso haces terapia…  y por eso es importante SER ESTRICT@ con las nuevas pautas durante el tratamiento.

Cuando estés bien, cuando hayas encontrado un nuevo estilo de vida más saludable, cuando tu conexión con tu cuerpo sea mejor y puedas escuchar y seguir sus indicaciones, cuando hayan desaparecido tus malestares… entonces podrás, y deberás, plantearte la flexibilidad en tu vida... y vivir siendo flexible.

Mientras estés en terapia, mi consejo es que seas consciente de que estás cambiando hábitos y eso cuesta un tiempo, constancia y mantenerte en el camino hasta que lo nuevo aprendido esté plenamente integrado.

Mientras lo consigues, cambia de “chip”, no te sientas sometid@ por la terapia, siéntete en control con la terapia.
Este sitio web utiliza Cookies propias para recopilar información con la finalidad de mejorar nuestros servicios, así como el análisis de sus hábitos de navegación. Si continua navegando, supone la aceptación de la instalación de las mismas. El usuario tiene la posibilidad de configurar su navegador pudiendo, si así lo desea, impedir que sean instaladas en su disco duro, aunque deberá tener en cuenta que dicha acción podrá ocasionar dificultades de navegación de página web.
Cómo configurar Aceptar