¿Por qué nos cuesta tanto dejar el dulce?.

Los azúcares, y especialmente los alimentos que mezclan grasa y azúcares como la bollería, pasteles, galletas, chocolate, son especialmente adictivos no sólo por la producción de dopamina y otras sustancias que generan euforia y bienestar (momentáneo), sino porque son sustancias que van unidas a emociones y sensaciones..

Cuando somos pequeños y nos celebran el cumpleaños, cuando relacionamos el cariño y la atención, cuando estamos enfermos y nos animan con algún chocolate, cuando vamos al médico y por no haber llorado nos regalan un caramelo, etc etc etc., estamos creando adicción emocional, aparte de la física… y eso es difícil de dejar… cuando eliminas el azúcar no sólo estás eliminado la galleta, también el cariño, el arropo, los mimos, el amor y todo aquello que asociaste a ese alimento o ingrediente…

Si todo eso no es suficientemente difícil, añade que en la Naturaleza lo dulce no suele ser venenoso. Nuestros ancestros no tenían supermercados donde ir a escoger la comida… lo hacían agarrando lo que les ofrecía la Naturaleza y ¿cómo podían distinguir entre algo comestible y algo tóxico y letal? a través de los sabores, el sabor dulce es amigable, va unido a la supervivencia, lo dulce no mata en el mundo de la Naturaleza (sí, en el mundo de los supermercados).

Por eso, porque es un sabor unido a nuestra evolución y porque lo unimos a emociones buenas y porque además genera dopamina y otras sustancias muy placenteras para el organismo, es tan difícil de dejar.

Acéptalo… y sigue sin consumir azúcar.
Este sitio web utiliza Cookies propias para recopilar información con la finalidad de mejorar nuestros servicios, así como el análisis de sus hábitos de navegación. Si continua navegando, supone la aceptación de la instalación de las mismas. El usuario tiene la posibilidad de configurar su navegador pudiendo, si así lo desea, impedir que sean instaladas en su disco duro, aunque deberá tener en cuenta que dicha acción podrá ocasionar dificultades de navegación de página web.
Cómo configurar Aceptar