Cuando aparece algún síntoma nos estresamos y tenemos la necesidad de entender y de tener control sobre el problema, pero la salud funciona al revés… el cuerpo necesita relajarse y dejar la mente, negativa y preocupada, a un lado para que no interfiera en la curación.

El organismo para curarse necesita que le dejen trabajar. Las dietas, los suplementos, las hierbas, y cualquier remedio que le demos necesita actuar sobre un sistema receptivo. La receptividad viene con la relajación.

Recuerda, la mente indómita suele interferir estrepitosamente en la curación.
Este sitio web utiliza Cookies propias para recopilar información con la finalidad de mejorar nuestros servicios, así como el análisis de sus hábitos de navegación. Si continua navegando, supone la aceptación de la instalación de las mismas. El usuario tiene la posibilidad de configurar su navegador pudiendo, si así lo desea, impedir que sean instaladas en su disco duro, aunque deberá tener en cuenta que dicha acción podrá ocasionar dificultades de navegación de página web.
Cómo configurar Aceptar