Si estás con síntomas de perimenopausia y menopausia, pregúntate qué tan retenida estás en el pasado, qué tanto forcejeas contigo misma para seguir siendo la de antes.

Tu cuerpo necesita avanzar, pero tu mente se resiste.

La lucha para quedarte donde estabas cuando ya no es momento de estar ahí, trae síntomas. No todo es la bajada de hormonas.

Da miedo soltarse para caer en un espacio con tan mala fama. Nuestra sociedad con semejante culto a la juventud y belleza, nos ha llevado a creer que la perimenopausia es la antesala al infierno y la menopausia el fin.

Tal vez no es cuestión de aprender a caer de pie en cualquier lugar, sino de preparar el lugar donde hemos de caer.

Para soltarte del pasado y avanzar es muy importante que te preguntes si realmente tenías bien puestas las bases de ese pasado que te resistes a soltar.

Pregúntate qué concepto tenías/tienes de belleza, salud, juventud, poderío… es posible que te estés aferrando a conceptos mal fundados y te estés perdiendo adentrarte en una época que te puede sorprender, y mucho, para bien.
Este sitio web utiliza Cookies propias para recopilar información con la finalidad de mejorar nuestros servicios, así como el análisis de sus hábitos de navegación. Si continua navegando, supone la aceptación de la instalación de las mismas. El usuario tiene la posibilidad de configurar su navegador pudiendo, si así lo desea, impedir que sean instaladas en su disco duro, aunque deberá tener en cuenta que dicha acción podrá ocasionar dificultades de navegación de página web.
Cómo configurar Aceptar