El viernes pasado fui a renovar mi DNI y tuve que hacerme una foto. Esa tarde lloviznó y mi pelo rizado en cuestión de minutos se convirtió en una escarola. Así me hice la foto que tendré que ver durante 10 años.

Eso me hizo recordar mi última renovación del DNI. Cuando me la hice, me lavé el pelo expresamente para la foto, fui a la tienda y le dije a la dependienta “por favor, sácame bien que esta foto va a durar 10 años”. El resultado fue nefasto. A pesar de que ese día con la magia del champú para pelo rizado y con el secador con difusor lucía un pelazo, la foto salió con un contraluz que me borró la melena y me la dejó con cuatro pelos... y, sin embargo, 10 años después esa foto no me parece tan mala.

¿No te ha pasado verte en alguna foto de hace años y pensar que no estabas tan mal como te sentías entonces? Esas cosas de las que renegabas, luego, con el paso de los años, incluso has llegado a echar de menos.

Y eso me lleva a una entrevista que le hicieron hace unas semanas a la escritora Rosa Montero donde decía "el confinamiento nos ha enseñado a saber que éramos felices y no lo sabíamos”. Así lo creo.
Este sitio web utiliza Cookies propias para recopilar información con la finalidad de mejorar nuestros servicios, así como el análisis de sus hábitos de navegación. Si continua navegando, supone la aceptación de la instalación de las mismas. El usuario tiene la posibilidad de configurar su navegador pudiendo, si así lo desea, impedir que sean instaladas en su disco duro, aunque deberá tener en cuenta que dicha acción podrá ocasionar dificultades de navegación de página web.
Cómo configurar Aceptar