Muchas personas cuando se adentran a hacer terapia lo hacen creyendo que tienen que aprender a ponerse límites a sí mismas.

Por ejemplo, limitarse el picar entre horas; limitarse las horas de estar en el sofá; limitarse la cantidad de comida que se sirve en el plato; limitarse la ingesta de galletas de chocolate de la merienda…

Actuar desde ahí es actuar desde la lucha: el juez o policía (tu conciencia)  controla al rebelde (tu saboteador). Esto sólo funciona un rato.

El trabajo de terapia debe partir no desde el marcarte límites sino desde la protección y cariño hacia ti mism@. No te comes las galletas de chocolate NO porque seas un/a dejad@ o gloton@ y debas marcarte un límite sino porque te quieres y te proteges de una actitud que no te beneficia o de algo que te sienta mal o te ancla en una adicción limitante.

Gran diferencia en el enfoque.

No aprendas a desarrollar tus límites y a marcar más y más  tus polaridades… aprende a quererte más y a cerrar el espacio entre tus polaridades y lucha.

🧡
Este sitio web utiliza Cookies propias para recopilar información con la finalidad de mejorar nuestros servicios, así como el análisis de sus hábitos de navegación. Si continua navegando, supone la aceptación de la instalación de las mismas. El usuario tiene la posibilidad de configurar su navegador pudiendo, si así lo desea, impedir que sean instaladas en su disco duro, aunque deberá tener en cuenta que dicha acción podrá ocasionar dificultades de navegación de página web.
Cómo configurar Aceptar