Hoy en día es todo tan rápido… queremos algo y lo tenemos al alcance en nada... hasta el amor tiene prisa!.

Hoy quieres algo, desde Amazon lo compras y en 24 horas lo tienes en casa… quieres un novio y te inscribes a un montón de aplicaciones y en una semana has conocido a tantos candidatos como quieras… las dietas son express, en 2 semanas has perdido no sé cuántos kilos, te tomas una pastilla de cortisona y en horas ya no sientes ningún tipo de inflamación… todo se ha acelerado…

Sin embargo, todo es efímero, tanto los kilos perdidos de esa manera como la desinflamación conseguida, como el novio que creíamos conocer profundamente porque en dos días nos habíamos escrito 1.345 whatsapps y hablado horas por Skype.

Te invito a que cultives el tiempo, la lentitud, que superes el miedo a estar perdiendo la vida por no estar haciendo cosas y muchas… y rápidas...

Date tiempo para todo, para conocer a alguien, para cambiar hábitos de vida, para que el cuerpo nos responda, para adaptarnos a las nuevas cosas de la vida.

Mientras nos damos el tiempo para gestar todas esas cosas, a la vez estamos cultivando el deseo, la ilusión, la imaginación… aspectos muy importantes, que también nos nutren a niveles muy profundos y que también necesitamos para estar sanos.

No creas que estás perdiendo el tiempo en la espera… hay tantas cosas increíbles ocurriendo en el vacío!