Tres meses antes de fallecer mi abuela, a los 99 años, fui a pasar la tarde con ella y me la encontré con su famosa y desgastada carpeta titulada “los hombres de mi vida”. Estaba guardando el recorte de periódico de un personaje público que acaba de añadir a su lista de hombres.

En esa carpeta, que tenía muchos años, se podía encontrar todo tipo de personajes masculinos, desde Mandela, hasta Springsteen, pasando por Kojak, Boreinboim, el Subcomandante Marcos y un largo etcétera.

Y mientras guardaba su nuevo fichaje me dijo “yo siempre tengo que estar enamorada”.

Así era mi abuela, una mujer llena de personalidad, rebelde como pocas, con una mente libre… y a pesar de sus muchos cafés al día, de sus tequilas, sus pastillas para dormir, su desorden en su alimentación y de muchas cosas que se supone no hacía bien, en lo que era una expertaza era en reencontrarse con su bienestar interno… siempre tenía un rinconcito, en forma de oasis, en su interior donde refugiarse cuando la vida le sacudía.

De ella aprendí que hay una parte de nosotros intocable por la enfermedad y los aspectos negativos de la vida y que somos dueños y responsables de conectar con ese espacio… que yo lo llamo alma y ella, tal vez, “los hombres de mi vida”... qué importa el nombre!
Este sitio web utiliza Cookies propias para recopilar información con la finalidad de mejorar nuestros servicios, así como el análisis de sus hábitos de navegación. Si continua navegando, supone la aceptación de la instalación de las mismas. El usuario tiene la posibilidad de configurar su navegador pudiendo, si así lo desea, impedir que sean instaladas en su disco duro, aunque deberá tener en cuenta que dicha acción podrá ocasionar dificultades de navegación de página web.
Cómo configurar Aceptar