Yo creía que cuando alguien se iba, me estaba rechazando.

Olvidaba que el irse no es dejarme... es, simplemente, irse… y que mi valía sigue intacta, independientemente de que alguien quiera caminar junto a mí o no.
 
Olvidaba que cuando alguien decide ir por otro camino, el mío no desaparece, sigue ahí, igual de mágico y especial, ofreciéndome la inmensidad de la vida.

Olvidaba mi propio beneficio en ese "adiós"... que la expansión del otro es también la mía…

Cuántas cosas olvidaba que ya no olvido.
Este sitio web utiliza Cookies propias para recopilar información con la finalidad de mejorar nuestros servicios, así como el análisis de sus hábitos de navegación. Si continua navegando, supone la aceptación de la instalación de las mismas. El usuario tiene la posibilidad de configurar su navegador pudiendo, si así lo desea, impedir que sean instaladas en su disco duro, aunque deberá tener en cuenta que dicha acción podrá ocasionar dificultades de navegación de página web.
Cómo configurar Aceptar