La necesidad de picotear todo el día, las bajadas de energía, los cambios de humor, las adicciones alimenticias (café, dulces, pan, pasta...), la ansiedad, estados depresivos, taquicardias, miedos... pueden ser síntomas y signos de bajadas de glucosa.

Cuando el organismo sufre un desplome de glucosa, los niveles de histamina aumentan para permeabilizar los tejidos y, en mi opinión, ayudar en la distribución de la escasa glucosa disponible.

Si tienes histaminosis no te centres únicamente en no consumir alimentos histaminicos. Es más probable que tus problemas vengan de un descontrol de la glucosa que de comer tomates, pimientos o pescado azul.

Unos hábitos de vida equivocados, la falta de cromo, niacina, magnesio y Omega 3, el estrés crónico, el exceso de estimulantes... pueden estar detrás de bajadas de glucosa no diagnosticadas y un aumento de histamina.
Este sitio web utiliza Cookies propias para recopilar información con la finalidad de mejorar nuestros servicios, así como el análisis de sus hábitos de navegación. Si continua navegando, supone la aceptación de la instalación de las mismas. El usuario tiene la posibilidad de configurar su navegador pudiendo, si así lo desea, impedir que sean instaladas en su disco duro, aunque deberá tener en cuenta que dicha acción podrá ocasionar dificultades de navegación de página web.
Cómo configurar Aceptar